Cuenco del Diablo

54,45 78,65 

Limpiar

Descripción

La leyenda de Los Jerónimos de Talavera
El cuenco del Diablo

A veces, la belleza del arte se convierte en un juego y, otras veces, una pieza de arte se convierte en una leyenda.

El Cuenco del Diablo puede ser el resultado de un rumor sobre los Jerónimos, una orden religiosa que existía en la ciudad y en toda España. La Orden estaba protegida por Carlos V y Felipe II. Esta protección les otorgó la concesión de muchos privilegios. En esta época de hambre, la gente creía que poseían una gran riqueza, pensando que aquellos monjes buenos y austeros disfrutaban de grandes banquetes.

El Cuenco del Diablo podría ser el resultado de un espíritu religioso de un monje, que quería convertir el acto de fisgonear en el acto de beber. Esta pieza de cerámica fue encargada a un alfarero al que se le pidió dibujar un diablo en el borde del cuenco, lo más alto posible, y colocar el anagrama JHS en el fondo del cuenco (JHS representa a Jesús Hombre Salvador).

Ya que todo placer podía relacionarse con el diablo, el acto de beber haría que apareciera el anagrama JHS. Pero la gente común le dio un significado diferente…

Cuando les servían vino, sosteniendo el cuenco para que lo llenaran, solían decir “Sigan sirviendo hasta que aparezca el diablo”. De esta manera, conseguían el cuenco lleno de vino.

Cuando el monje comenzaba a beber su vino, solía decir “Hasta verte, Señor Mío”, bebiendo su vino de un trago.

Historia o leyenda…

Información adicional

Con estuche

Sí, No

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Cuenco del Diablo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información del vendedor

  • Nombre de la tienda: Cerámica Artística San Ginés
  • Vendedor: Cerámica Artística San Ginés
  • Dirección: Matadero, 7
    45600 Talavera de la Reina
    Toledo
  • ¡Aún no se han encontrado valoraciones!

Petición al vendedor

Por favor, accede a tu cuenta para enviar una petición sobre el producto
Menú